Modificando ley 6.082

FUNDAMENTOS

Uno de los fines enunciados en la ley provincial nº 6082 es la disminución de daños a personas. Tratándose del transporte público de pasajeros, deben dictarse las medidas específicas a fin de prevenir todo factor de distracción, evitar la conducción bajo efectos del alcohol o estupefacientes o hacerlo con exceso de velocidad ya que favorecen el riesgo de siniestros viales.

Es sabido que en el problema del tránsito intervienen tres factores que constituyen lo que se denomina “la trilogía vial”: el factor humano, constituido por los hombres y mujeres que utilizan la vía pública, el factor vehicular, esto es, los vehículos utilizados por el hombre para desplazarse y transitar, y el factor ambiental, que es la vía pública con sus especiales características. Ellos -afirman los especialistas- están interconectados y dinamizados por el concepto de circulación, y adquieren significación en el marco de la compleja trama de interacciones sociales que involucran el medio, al hombre y los instrumentos que usa para relacionarse. Si se analiza el factor humano, se concluye que el hombre es el principal responsable de los siniestros viales.

Resulta un pilar fundamental del accionar del Estado, el establecimiento de normas que en su cumplimiento permitan una mayor seguridad vial en las rutas provinciales; En este caso es mayor el deber de cuidado que deben tener quienes conducen vehículos de transporte público de pasajeros por las tareas que desarrollan y las vidas de personas que involucran al hacerlo.

Los conductores tienen en sus manos la vida de decenas de pasajeros que diariamente son transportados por ellos, sea por trabajo, esparcimiento o educación.

A mayor responsabilidad, mayor es el deber de cuidado que se debe tener. En este sentido el Código Civil establece en su Artículo 902 que “Cuando mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor será la obligación que resulte de las consecuencias posibles de los hechos”.

Por ello, creo necesario que aquellas personas que conducen vehículos destinados al transporte público deban tener un régimen especial sancionatorio en determinados supuestos en donde pueden poner en peligro la vida de decenas de personas transportadas. Previendo así, tres supuestos en donde constatada la infracción debe procederse a la inhabilitación inmediata del conductor por parte del juez vial. Dichos supuestos son: conducir con intoxicación alcohólica o bajo los efectos de estupefacientes; conducir con exceso de velocidad y por último hacerlo utilizando dispositivos móviles de comunicación.

Por los motivos expuestos, es que solicito a esta H. Cámara la aprobación del presente proyecto de ley.

EL SENADO Y LA HONORABLE CÁMARA DE DIPUTADOS

DE LA PROVINCIA DE MENDOZA

SANCIONAN CON FUERZA

DE LEY:

Artículo 1º-. Incorpórase a la ley 6082 el artículo 86 bis el que quedará redactado de la siguiente manera:

Artículo 85° bis.- Los conductores de servicios de transporte público de pasajeros (Categoría D) durante el desempeño de las funciones a su cargo, sin perjuicio de las obligaciones establecidas en la presente ley, se encuentran obligados a:

a) Conducir en perfecto estado de salud, sin encontrarse en estado de intoxicación alcohólica o bajo el efecto de estupefacientes. Se prohíbe conducir cualquiera sea la concentración de alcohol por litro de sangre.

b) Conducir adecuadamente respetando los límites de velocidad permitidos, sin sobrepasar el límite de velocidad máxima y mínima establecidos por esta ley, con un máximo de tolerancia del treinta por ciento (30%) a los fines de las sanciones establecidas en el presente artículo y sin perjuicio de lo dispuesto por el artículo 85.

c) Colocar sus dispositivos de comunicación móvil en modo apagado, y depositarlos en un sitio especialmente dispuesto dentro de la unidad, de modo tal que los mismos se encuentren fuera del alcance de las personas que ejerzan la conducción. Queda terminantemente prohibido la utilización de sistemas de telefonía celular o análoga, auriculares, utilizando pantallas o monitores de video vhf, dvd o similares en el habitáculo del conductor y cualquier otro medio de comunicación inalámbrico, o adaptado que influyan en la disminución de atención del conductor.

La comprobación por parte de la autoridad de aplicación de la violación a lo establecido en los apartados a), b) y c) del presente artículo, acarreará para el infractor la inhabilitación automática de la Licencia de conducir, cualquiera sea el sistema de vigencia de las licencias de conducir en la provincia y sin perjuicio de la imposición de otras sanciones previstas por la ley, debiendo procederse respecto al plazo de duración de la inhabilitación conforme lo establece el artículo 20 bis de la ley 6082, según sea primario o reincidente.

La autoridad de aplicación deberá comunicar dicha situación a la Empresa prestadora para que se abstenga de asignar funciones relativas al ejercicio de la actividad profesional al conductor infractor.

Las concesionarias y permisionarias de servicios de transporte público de pasajeros deberán realizar acciones útiles a fin de evitar la violación de lo preceptuado por la presente ley, caso contrario y de comprobarse el incumplimiento por este artículo, sin perjuicio de las sanciones aplicables a los conductores, las mismas serán responsables de conformidad con lo dispuesto por el artículo 97 de la Ley 6082.

Artículo 2°.- Incorporase al artículo 85 inciso 1 de la ley 6082, el inciso r) el que quedará redactado de la siguiente manera:

Artículo 85 1- r) Tratándose de trasporte público de pasajeros conducir utilizando sistemas de telefonía celular o análoga, auriculares, utilizando pantallas o monitores de video vhf, dvd o similares en el habitáculo del conductor y cualquier otro medio de comunicación inalámbrico, o adaptado que influyan en la disminución de atención del conductor.

Artículo 3°.- De forma.

Compartir

    Deja un comentario