El proyecto de ley antimotochorros propone elevar las penas mínimas a 4 años para evitar la suspensión del juicio a prueba, las excarcelaciones, las condenas de ejecución condicional y que haya condenas de cumplimiento efectivo en estos casos.