La cámara de Diputados aprobó la semana pasada la modificación del artículo 85 de la ley 6820 -de Tránsito-. De esta manera, a partir de ahora circular a una velocidad superior a la permitida se sancionará con una multa superior a los 1.000 pesos, monto que corresponde a aquellas faltas gravísimas.
El proyecto fue presentado en febrero del 2008 por el diputado provincial del Confe, Luis Petri. “Es trascendental que se controle y se regule sobre la velocidad, ya que el exceso de velocidad es la principal causa de accidentes, así como también el agravante en los resultados”, destacó Petri, autor del proyecto. Según destacó el diputado, hasta hoy el exceso de velocidad no podía castigarse ya que en muchos casos era prácticamente imposible medirla, mientras que cuando lo lograban sancionar, era considerado falta leve.
“Ahora la provincia tiene 4 radares homologados para poder detectarlo”, agregó Petri. Con esta modificación de la ley 6820, se considerarán falta grave todos aquellos casos en que los conductores no respeten el límite máximo ni el mínimo de velocidad, dependiendo del sector y el tipo de ruta. Asimismo, contempla un margen de tolerancia del 10%. Esto significa que en aquellos lugares donde la máxima sea 100 kilómetros por hora, se considerará infractor a todos aquellos conductores que superen recién los 110 kilómetros.
“Una maniobra mal hecha a baja velocidad da como resultado un incidente de tránsito en el cual no hay que lamentar lesiones, pero esa misma maniobra realizada a 100 kilómetros por hora se convierte en un accidente que determinan fuertes lesiones o la muerte de los intrevinientes y destrucción parcial o total del vehículo”, se explayó el diputado.

Petri: “El gobierno de Jaque miente en las estadísticas de fatalidad en los accidentes de tránsito”

En ese contexto, Petri también refutó los números difundidos por el Ministerio de Seguridad en la figura del Director de Seguridad Vial, Heriberto Ojeda, quien en declaraciones periodísticas resaltó que en el primer trimestre del 2009 las muertes en siniestros de tránsito se habían reducido un 31%.

“De acuerdo a las estadísticas oficiales del Ministerio de Seguridad, en el primer trimestre del 2008 se registraron 68 muertes. Y durante enero, febrero y marzo, de acuerdo a las estadísticas que tengo murieron más de 70 personas, y es un número que puede ampliarse.

Incluso, según la ONG Luchemos por la Vida, en esos tres meses registran 108 muertes”, refutó Petri los datos del oficialismo.

Los fundamentos de la modificación de la ley

El proyecto fue presentado en Diputados por Petri el 5 de febrero del 2008, mientras que el 17 de diciembre de ese mismo año salió con media sanción de Diputados. En ese momento entró a la cámara de Senadores, desde donde lo aprobaron con modificaciones el 24 de febrero del 2009. Volvió a Diputados -a raíz de las modificaciones-, y allí recibió sanción definitiva esta mañana.

Al momento de la presentación, entre los fundamentos, Petri se refirió a los tres factores principales que intervienen en los accidentes -“la trilogía vial”-: el factor humano, constituido por los hombres y mujeres que utilizan la vía pública; el factor vehicular (los vehículos utilizados por el hombre para desplazarse y transitar); y el factor ambiental, que es la vía pública con sus especiales características.

De acuerdo a los especialistas, estos factores interconectados y dinamizados por el concepto de circulación. Si se analiza el factor humano, se concluye que el hombre es el principal responsable de los siniestros viales. En un alto porcentaje, ello corresponde al desconocimiento o desinterés por la normativa vigente.

“Se debe atacar al absurdo y frecuente error de creer que las normas de tránsito son impuestas para fastidio de quien ingresa a la vía pública, quien asiduamente y a raíz de esto, elude su cumplimiento cuando no se ve vigilado o tiene prisa. Por supuesto, que violar las normas de transito no implica forzosamente padecer un accidente, pero acrecienta la posibilidad de tenerlo”, se desprende de los fundamentos del proyecto del diputado cobista.

Está comprobado que el aumento de un kilómetro por hora en la velocidad promedio de una vía, aumenta en un 5% las lesiones y en un 7% los accidentes fatales. En Argentina, se estima que este factor es relevante en al menos 1 de cada 5 accidentes y en 1 de cada 3 accidentes fatales.

Cómo actúa la velocidad

1) Reduciendo el tiempo de reacción que tiene el conductor ante un imprevisto, tiempo que le permite evitar un accidente mediante alguna acción evasiva.

2) Afecta la estabilidad del vehículo y la visibilidad.

3) Impide u obstaculiza al peatón o a otro conductor dimensionar y calcular la distancia a la que se encuentra el vehículo.

La severidad del accidente aumenta con la velocidad de impacto. Por llevarlo a un ejemplo, si una persona que pesa 80 kilos se estrella a 100 kilómetros por hora, su cuerpo deberá soportar el impacto de una de 800 kilos. Es por esto que a mayor velocidad de circulación, mayor riesgo de lesiones graves o muerte en una colisión.

Por otro lado la velocidad de los vehículos en caso de siniestro es determinante en la gravedad de las lesiones de los intervinientes. “Ante ello, consideramos necesario modificar el artículo 85 sancionando severamente la conducta de quien excede los limites de velocidad permitidos, pudiendo quedar encuadrada su conducta como falta grave o gravísima”, puede leerse entre los fundamentos.