En materia de accidentes de tránsito cuando se analiza el factor humano, se concluye que el hombre es el principal responsable de los siniestros viales, muy por encima del factor ambiental y el mecánico.

Conforme sostiene la Asociación Civil sin fines de lucro “Luchemos por la Vida” Argentina ostenta uno de los índices más altos de mortalidad por accidentes de tránsito. 22 personas mueren por día; hay 7.885 víctimas fatales por año (2009) y unos 120 mil heridos de distinto grado y miles de discapacitados. Las pérdidas económicas del tránsito caótico y accidentes de tránsito superan los U$S 10.000 millones anuales.
Pero no se trata de números, sino de vidas humanas, de hombres, mujeres, jóvenes y niños, que ven truncadas sus vidas a causa de siniestros de tránsito.
Dentro del factor humano, el alcohol es un elemento exógeno determinante de una gran cantidad de accidentes mortales.
Un estudio realizado en enero del 2010 por el Ministerio de Desarrollo Social del Gobierno de la Cdad. Autónoma de Buenos Aires confirma la incidencia del consumo de alcohol en la producción de accidentes de tránsito, aún cuando el nivel de consumo esté por debajo del 0,50 gr. que la Ley Nacional establece como permitido.
Se confirma en él, la existencia una mayor asociación entre accidentes y consumo de alcohol los viernes, sábados y domingos. Dichos accidentes se verifican prevalentemente entre las 0hs y las 6.00hs am. Más del 80% de los conductores accidentados son varones y el 50 %  de los conductores  son menores de 25 años.
Existe, así mismo, desinformación e ignorancia respecto de los máximos permitos de alcohol en sangre así como su impacto en el estado psicofísico del conductor del rodado. El límite legal de alcohol en sangre es de 0,5 gramos para la conducción de automóviles. Sin embargo, una encuesta del Centro de Otorgamiento de Licencias de la Ciudad de Buenos Aires, sobre 496 conductores, indicó que el 47 por ciento no sabe cuál es la tolerancia permitida para manejar. Y el 58 por ciento cree que el tiempo que debe transcurrir para que pase el efecto etílico es menor al real
Nuestra ley de Transito 6082, establece en su régimen de sanciones gravísimas, la conducción en estado de intoxicación alcohólica o bajo el efecto de estupefacientes.
Así, cuando se constata que un conductor tiene más de 0,05 gramos de alcohol en sangre se lo multa, procediéndose al retiro de la licencia de conducir en forma provisoria.
No obstante ello, no existe previsión legislativa respecto de la cantidad de alcohol en sangre que se considera que una persona ha de tener para que esté en un estado de intoxicación alcohólica. Además, la ley tampoco especifica qué debemos entender por “intoxicación alcohólica”.
No existe ley en la provincia que establezca los porcentuales prohibidos de alcohol en sangre para conducir autos y motocicletas, a diferencia de lo que ocurre a nivel nacional de Transito (24.449) modificada por la Ley de lucha contra el Alcoholismo (24.788), que en su articulo 17, clasifica entre automoviles particulares, públicos y motocicletas.
Por su parte el Código de Faltas de la Provincia tipifica en su artículo 61 la conducción peligrosa, estableciendo que: “El que en lugar público o abierto al público, fuera sorprendido en estado de manifiesta embriaguez ofendiendo las buenas costumbres o la decencia o molestando a las personas, será castigado con arresto de hasta quince (15) días y multa de hasta un mil pesos ($1.000), conjuntamente.
La pena podrá ser aumentada hasta treinta (30) días de arresto y la multa hasta dos mil pesos ($2.000) si el infractor estuviere conduciendo un vehículo.
La autoridad policial y/o municipal competente podrá en la forma que lo establezca la reglamentación, someter a una prueba respiratoria destinada a determinar la presencia de alcohol en la sangre o en el organismo a toda persona que conduzca o se apreste a conducir un vehículo. Si la prueba respiratoria resulta positiva o indica que dicha persona se encuentra bajo la influencia de alcohol, las autoridades precedentemente mencionadas podrán prohibirle la conducción por el tiempo que fuere necesario para su recuperación, el que no podrá exceder de tres (3) horas a partir de su constatación. Durante ese término el afectado deberá permanecer bajo vigilancia, para cuyo efecto podrá ser conducido a la unidad policial a menos que se allane a inmovilizar el vehículo por el tiempo fijado o señale a otra persona que bajo su responsabilidad se haga cargo de la conducción durante dicho plazo, con la condición de no tomar parte en ella. La negativa a someterse a la prueba respiratoria traerá aparejada la prohibición para circular con la consiguiente inmobilización del vehículo por un término que no podrá exceder de tres (3) horas.
La medida preventiva no obsta a la persecución y castigo de las infracciones o delitos que haya podido cometer el examinado.
El Poder Ejecutivo podrá dictar la reglamentación que fuera necesaria para la aplicación de esta medida preventiva”
Dicha disposición fue reglamentada por el decreto 734/ 94 que estableció los porcentajes de alcohol permitidos a los fines del artículo 61 del Código de Faltas.
De lo anteriormente dicho se deduce que en la provincia de Mendoza la conducción en estado de ebriedad como sanción vial carece de porcentajes de alcohol en sangre que permitan la calificación de la infracción como  gravísima y por consiguiente la imposición de una multa, la quita de puntos o la inhabilitación en el supuesto de corresponder. Tampoco es competente el Juez Vial respecto de las sanciones que se establecen en el artículo 61 ya que la competencia recae en los juzgados de faltas de la provincia.
Por ello, resulta indispensable modificar el artículo 85  apart. 1 inc m. de la ley 6082, estableciendo con claridad los porcentuales prohibidos de alcohol en sangre que ocasionan la sanción del conductor conforme a la normativa vial.
EL SENADO Y LA HONORABLE CÁMARA DE DIPUTADOS
DE LA PROVINCIA DE MENDOZA
SANCIONAN CON FUERZA
DE LEY
Artículo 1°.-              Modifícase el inc. m del apartado I del artículo 85 de la ley 6.082, el que quedará redactado de la siguiente manera:
Artículo 85 apart I inc m bis.- Conducir en estado de intoxicación alcohólica o bajo el efecto de estupefacientes.  Queda prohibido conducir cualquier tipo de vehículos con una alcoholemia superior a 500 miligramos por litro de sangre. Para quienes conduzcan motocicletas o ciclomotores queda prohibido hacerlo con una alcoholemia superior a 200 miligramos por litro de sangre. Para vehículos destinados al transporte de pasajeros, de menores y de carga, queda prohibido hacerlo cualquiera sea la concentración por litro de sangre.

En materia de accidentes de tránsito cuando se analiza el factor humano, se concluye que el hombre es el principal responsable de los siniestros viales, muy por encima del factor ambiental y el mecánico.Conforme sostiene la Asociación Civil sin fines de lucro “Luchemos por la Vida” Argentina ostenta uno de los índices más altos de mortalidad por accidentes de tránsito. 22 personas mueren por día; hay 7.885 víctimas fatales por año (2009) y unos 120 mil heridos de distinto grado y miles de discapacitados. Las pérdidas económicas del tránsito caótico y accidentes de tránsito superan los U$S 10.000 millones anuales.Pero no se trata de números, sino de vidas humanas, de hombres, mujeres, jóvenes y niños, que ven truncadas sus vidas a causa de siniestros de tránsito.Dentro del factor humano, el alcohol es un elemento exógeno determinante de una gran cantidad de accidentes mortales. Un estudio realizado en enero del 2010 por el Ministerio de Desarrollo Social del Gobierno de la Cdad. Autónoma de Buenos Aires confirma la incidencia del consumo de alcohol en la producción de accidentes de tránsito, aún cuando el nivel de consumo esté por debajo del 0,50 gr. que la Ley Nacional establece como permitido.Se confirma en él, la existencia una mayor asociación entre accidentes y consumo de alcohol los viernes, sábados y domingos. Dichos accidentes se verifican prevalentemente entre las 0hs y las 6.00hs am. Más del 80% de los conductores accidentados son varones y el 50 %  de los conductores  son menores de 25 años.Existe, así mismo, desinformación e ignorancia respecto de los máximos permitos de alcohol en sangre así como su impacto en el estado psicofísico del conductor del rodado. El límite legal de alcohol en sangre es de 0,5 gramos para la conducción de automóviles. Sin embargo, una encuesta del Centro de Otorgamiento de Licencias de la Ciudad de Buenos Aires, sobre 496 conductores, indicó que el 47 por ciento no sabe cuál es la tolerancia permitida para manejar. Y el 58 por ciento cree que el tiempo que debe transcurrir para que pase el efecto etílico es menor al realNuestra ley de Transito 6082, establece en su régimen de sanciones gravísimas, la conducción en estado de intoxicación alcohólica o bajo el efecto de estupefacientes.Así, cuando se constata que un conductor tiene más de 0,05 gramos de alcohol en sangre se lo multa, procediéndose al retiro de la licencia de conducir en forma provisoria.No obstante ello, no existe previsión legislativa respecto de la cantidad de alcohol en sangre que se considera que una persona ha de tener para que esté en un estado de intoxicación alcohólica. Además, la ley tampoco especifica qué debemos entender por “intoxicación alcohólica”.No existe ley en la provincia que establezca los porcentuales prohibidos de alcohol en sangre para conducir autos y motocicletas, a diferencia de lo que ocurre a nivel nacional de Transito (24.449) modificada por la Ley de lucha contra el Alcoholismo (24.788), que en su articulo 17, clasifica entre automoviles particulares, públicos y motocicletas.Por su parte el Código de Faltas de la Provincia tipifica en su artículo 61 la conducción peligrosa, estableciendo que: “El que en lugar público o abierto al público, fuera sorprendido en estado de manifiesta embriaguez ofendiendo las buenas costumbres o la decencia o molestando a las personas, será castigado con arresto de hasta quince (15) días y multa de hasta un mil pesos ($1.000), conjuntamente.La pena podrá ser aumentada hasta treinta (30) días de arresto y la multa hasta dos mil pesos ($2.000) si el infractor estuviere conduciendo un vehículo.La autoridad policial y/o municipal competente podrá en la forma que lo establezca la reglamentación, someter a una prueba respiratoria destinada a determinar la presencia de alcohol en la sangre o en el organismo a toda persona que conduzca o se apreste a conducir un vehículo. Si la prueba respiratoria resulta positiva o indica que dicha persona se encuentra bajo la influencia de alcohol, las autoridades precedentemente mencionadas podrán prohibirle la conducción por el tiempo que fuere necesario para su recuperación, el que no podrá exceder de tres (3) horas a partir de su constatación. Durante ese término el afectado deberá permanecer bajo vigilancia, para cuyo efecto podrá ser conducido a la unidad policial a menos que se allane a inmovilizar el vehículo por el tiempo fijado o señale a otra persona que bajo su responsabilidad se haga cargo de la conducción durante dicho plazo, con la condición de no tomar parte en ella. La negativa a someterse a la prueba respiratoria traerá aparejada la prohibición para circular con la consiguiente inmobilización del vehículo por un término que no podrá exceder de tres (3) horas.La medida preventiva no obsta a la persecución y castigo de las infracciones o delitos que haya podido cometer el examinado.El Poder Ejecutivo podrá dictar la reglamentación que fuera necesaria para la aplicación de esta medida preventiva”Dicha disposición fue reglamentada por el decreto 734/ 94 que estableció los porcentajes de alcohol permitidos a los fines del artículo 61 del Código de Faltas.De lo anteriormente dicho se deduce que en la provincia de Mendoza la conducción en estado de ebriedad como sanción vial carece de porcentajes de alcohol en sangre que permitan la calificación de la infracción como  gravísima y por consiguiente la imposición de una multa, la quita de puntos o la inhabilitación en el supuesto de corresponder. Tampoco es competente el Juez Vial respecto de las sanciones que se establecen en el artículo 61 ya que la competencia recae en los juzgados de faltas de la provincia.Por ello, resulta indispensable modificar el artículo 85  apart. 1 inc m. de la ley 6082, estableciendo con claridad los porcentuales prohibidos de alcohol en sangre que ocasionan la sanción del conductor conforme a la normativa vial.

EL SENADO Y LA HONORABLE CÁMARA DE DIPUTADOS

DE LA PROVINCIA DE MENDOZA

SANCIONAN CON FUERZA

DE LEY

Artículo 1°.-              Modifícase el inc. m del apartado I del artículo 85 de la ley 6.082, el que quedará redactado de la siguiente manera:Artículo 85 apart I inc m bis.- Conducir en estado de intoxicación alcohólica o bajo el efecto de estupefacientes.  Queda prohibido conducir cualquier tipo de vehículos con una alcoholemia superior a 500 miligramos por litro de sangre. Para quienes conduzcan motocicletas o ciclomotores queda prohibido hacerlo con una alcoholemia superior a 200 miligramos por litro de sangre. Para vehículos destinados al transporte de pasajeros, de menores y de carga, queda prohibido hacerlo cualquiera sea la concentración por litro de sangre.