Una Nación no puede cimentarse en los odios ni las antinomias, no se edifica haciendo una línea divisoria entre patriotas y traidores, amigos o enemigos, se construye sin adjetivaciones…solo con argentinos. Es repudiable tanto el anuncio de desestabilización democrática por parte de Moyano manifestando que tomaran por asalto la plaza de mayo en caso de que no se haga su voluntad, como la resolución adoptada por el Concejo Deliberante de Ezeiza contra un hombre de la Democracia, la que se consolida desde el disenso, la tolerancia y el respeto a las diferencias algo que parecen haber olvidado aquellos concejales. El modelo kirchnerista vuelve a la carga con las peores practicas del pasado, aquellas que parecían desterradas por siempre, imponiendo el miedo, condenando al que piensa distinto por hacerlo, por imaginar otra Argentina posible, por soñar con una Argentina en paz.