FUNDAMENTO.

La Ley 26396 tiene como objetivo reducir la incidencia de enfermedades crónicas asociadas con la incorrecta alimentación y el sedentarismo, estableciendo la cobertura sanitaria de la obesidad y otros trastornos alimentarios como la bulimia y la anorexia. Incorporando los mencionados trastornos al Programa Médico Obligatorio, estableciéndose que su tratamiento médico, nutricional, psicológico, clínico, quirúrgico y farmacológico, deberá ser cubierto por las obras sociales y empresas de medicina prepaga

La Ley 7.798 sancionada en la Provincia de Mendoza en el año 2007, solo regula como “Trastornos Alimentarios” a la “Obesidad Mórbida”, detectada en niños, adolescentes y adultos.

Cristina Carretero Jardí, Licenciada en Psicología y Magíster en Suficiencia Investigadora por la Universidad Autónoma de Barcelona, trabaja en el campo de los Trastornos del Comportamiento Alimentario, siendo coordinadora del Programa de Prevención y Formación de Trastornos del Comportamiento Alimentario de ACAB (Asociación contra la Anorexia y la Bulimia), considera que el término “Trastornos Alimentarios” se refiere en general a trastornos psicológicos que comportan anomalías graves en el comportamiento de la ingesta, es decir, que la base y el fundamento de estos trastornos se encuentra en una alteración psicológica. Se entiende, pues, que el síntoma externo podría ser una alteración de la conducta alimenticia (dietas prolongadas, pérdida de peso…), pero el origen de estos trastornos se tendría que explicar a partir de una alteración psicológica (elevado nivel de insatisfacción personal, miedo a madurar, elevados índices de autoexigencia, ideas distorsionadas sobre el peso o la comida, etc.).

Olivia A. Sandoval Sheik, Doctora en Psicología Clínica y de Salud, Neuropsicología e Hipnosis Terapéutica, sostiene que el “Trastorno de la conducta alimentaria” es una enfermedad provocada por la ansiedad y preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico. Esto ocurre cuando una persona coloca a la comida como eje central en su vida.

Clasificación de Trastornos Alimentarios:

ANOREXIA NERVIOSA:

Los criterios diagnósticos más difundidos de Anorexia Nerviosa proceden del DSM-IV (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders). De acuerdo a los mismos, la anorexia nerviosa tiene las siguientes características:

A- Rechazo a mantener el peso corporal en el mínimo normal para su edad y altura, o por encima de éste. (ej.: paciente que en un mes experimentó una pérdida de peso de alrededor de un 15%, hallándose previamente en un peso mínimo normal)

B- Miedo intenso al aumento de peso o a ponerse obeso, aunque esté muy por debajo de lo normal.

C- Alteración en la percepción del peso, tamaño o forma corporales: excesiva influencia de la imagen corporal sobre la autovaloración; negación de la gravedad del bajo peso actual. (Siempre se ven “gordos” o desproporcionados, a pesar de estar caquécticos)

D- Amenorrea (cese de la menstruación): pérdida de por lo menos tres períodos menstruales consecutivos.

BULIMIA NERVIOSA:

Los criterios diagnósticos más difundidos de Bulimia Nerviosa proceden del DSM-IV (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders). De acuerdo a los mismos, la Bulimia Nerviosa tiene las siguientes características:

A- Episodios recurrentes de compulsión alimentaria (atracones). Estas compulsiones se caracterizan por:

1) Comer en un período discreto de tiempo (dentro de dos horas) una cantidad de comida que es definitivamente mucho mayor a lo que cualquier persona podría comer en el mismo lapso de tiempo y en circunstancias similares. En un tiempo récord, la persona puede llegar a engullir a escondidas más de 5000 calorías; los alimentos predilectos son precisamente aquellos considerados “prohibidos”: confituras, pizzas, chocolate, etc.

2) Sensación de falta de control sobre la alimentación durante el episodio (sensación de que no puede parar de comer).

3) Negación de la evidencia cuando es sorprendido por alguien en pleno atracón.

B- Recurrencia de conductas compensadoras inapropiadas para evitar la ganancia de peso, como ser: vómitos autoinducidos, abuso de laxantes, diuréticos u otras medicaciones, ayuno o ejercicios excesivos.

C- Las compulsiones alimentarias y las conductas compensatorias inapropiadas ocurren en un promedio de por lo menos dos veces por semana durante tres meses.

D- Influencia excesiva de la imagen corporal y el peso en la autovaloración.

TRASTORNO POR ATRACON (DSM-IV)

Episodios repetitivos de sobre ingesta compulsiva (atracones).

Un atracón se caracteriza por:

a. Comer durante un periodo de tiempo (por ejemplo, durante dos horas) una cantidad de comida que es superior a la que la mayoría de gente comería durante un periodo de tiempo similar y en circunstancias parecidas.

b. Sentimiento de falta de control sobre la ingesta durante el episodio de atracón (por ejemplo, sentir que no eres capaz de parar de comer o de controlar la cantidad que estás comiendo).

2. Los atracones se asocian a tres (o más) de los siguientes síntomas:

a. Ingesta mucho más rápida de lo normal.

b. Comer hasta sentirse desagradablemente lleno.

c. Ingesta de grandes cantidades de comida a pesar de no tener hambre.

d. Comer a solas para esconder su voracidad.

e. Sentirse a disgusto con uno mismo, depresión, o gran culpabilidad después del atracón.

3. Profundo malestar al recordar los atracones.

4. Una media de 2 episodios semanales de ingesta voraz durante un mínimo de 6 meses.

5. El atracón no se asocia a conductas compensatorias inadecuadas (por ej., purgas, ayuno, ejercicio físico excesivo) y no aparece exclusivamente en el transcurso de una anorexia nerviosa o una bulimia nerviosa.

Los factores que causan estos trastornos son varios, entre los cuales podemos mencionar:

*Factores Biológicos: hay estudios que indican que niveles anormales de determinados componentes químicos en el cerebro predisponen a algunas personas a sufrir de ansiedad, perfeccionismo, comportamientos y pensamientos compulsivos. Estas personas son más vulnerables a sufrir un trastorno alimenticio.

*Factores Psicológicos: las personas con trastornos alimentarios tienden tener expectativas no realistas de ellos mismos y de las demás personas.

*Factores Familiares: personas con familias sobre protectoras, inflexibles e ineficaces para resolver problemas tienden a desarrollar estos trastornos. Muchas veces no demuestran sus sentimientos y tienen grandes expectativas de éxito. Los niños aprenden a no demostrar sus sentimientos, ansiedades, dudas, etc., y toman el control por medio del peso y la comida.

*Factores sociales: los medios de comunicación asocian lo bueno con la belleza física y lo malo con la imperfección física. Las personas populares, exitosas, inteligentes, admiradas, son personas con el cuerpo perfecto, lo bello. Las personas que no son delgadas y preciosas son asociadas con el fracaso.

Estos trastornos propician a la persona a contraer numerosas enfermedades e incluso en ciertos casos a la muerte.

El Art. 42 de la Constitución Nacional, consagra la protección de la salud como derecho de los consumidores, en la medida que esta cláusula establece que los consumidores de bienes tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud, seguridad y a una información adecuada y veraz.

Que con igual inteligencia, la ley 18.284 y el Código Alimentario Argentino tienen la finalidad de asegurar la salud de los consumidores mediante la garantía de la inocuidad y el valor nutritivo de los alimentos.

El Artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos expresa: “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial, la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez y otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad…”

La Ley Provincial 7.634 (promulgada en el Boletín Oficial en el año 2007), en su Artículo 1 establece como objeto de la misma la creación, en la órbita del Ministerio de Salud, del Programa de Prevención de Trastornos Alimentarios cuya sintomatología se traduce en alteraciones de la conducta alimentaria. Dicha Ley también regula los objetivos del Programa y crea dentro de la órbita del mismo el Centro de Prevención y Formación Profesional Especializada y de Orientación Asistencial, para personas que padecen tales trastornos y sus respectivas funciones

Teniendo en cuenta que el proyecto que dio lugar a la sanción de la Ley Provincial 7798, establece que “el derecho a la salud es un derecho de todos y para todos, entendiendo que no debe existir ningún tipo de discriminación a la hora de asistir a los habitantes de nuestro territorio. Se entiende que es el Poder Ejecutivo, a través del sistema de salud pública, quien debe constituirse en el principal garante del cumplimiento de esta función primordial del Estado. Y que solo contempla como trastorno alimentario a la obesidad, estableciendo un Programa Especial contra la lucha de la obesidad”.

Por todo lo expuesto es necesaria la modificación de dicha ley, para considerar como trastornos alimentarios no solo a la obesidad mórbida, sino también otras enfermedades como la anorexia nerviosa, la bulimia y demás enfermedades que se manifiesten a través de la conducta alimentaria. Para crear un Programa Especial que regule tales enfermedades, promoviendo su prevención y control, otorgándoles a las mismas una cobertura medica obligatoria, sin necesidad de manifestar una situación económica de insolvencia. Logrando así una educación alimentaria en toda la población, promoviendo la actividad física y evitando de de toda manera posible el sedentarismo, el sobrepeso y la disminución excesiva de peso (cualquiera sea el camino o el mecanismo para llegar a ello).

Conclusión:

Las razones anteriormente mencionadas conducen a sostener, como lo establece el ARTÍCULO 15 de la LEY NACIONAL 26.396 de TRASTORNOS ALIMENTARIOS, que tales enfermedades (anorexia, bulimia, obesidad, etc.) deben tener cobertura en todas las obras sociales -publicas y prepagas- de la Provincia de Mendoza.

Por todo lo expuesto nos ajustamos a lo establecido en la Ley Nacional 26.396 de “Trastornos Alimentarios”, sancionada recientemente (promulgada en el B.O: 03/09/08), al considerar que por trastornos alimentarios no solo debe entenderse la obesidad sino también otros trastornos alimentarios ,los mas comunes, como la anorexia nerviosa, la bulimia, etc. Y solicitamos la aprobación del presente proyecto, que modifica la actual Ley a nivel provincial de trastornos alimentarios.

Además de salud, calidad de vida. Un mundo mejor. (Sueño de la fundación G.A.O.M).

Bibliografía

-Ley Nacional 23.396 contra Trastornos Alimentarios.

-Ley Provincial 7798 contra la Obesidad Mórbida

-Cristina Carretero Jardí, Licenciada en Psicología

-Dra. Olivia A. Sandoval Sheik: Trastornos de la Conducta Alimentaria: Historia de los Trastornos Alimentarios.

-DSM-IV (Manual Diagnostico y Estadístico de los Trastornos Mentales): clasificación de los Trastornos Alimentarios.

EL SENADO Y LA HONORABLE CÁMARA DE DIPUTADOS

DE LA PROVINCIA DE MENDOZA

SANCIONAN CON FUERZA DE

LEY

Articulo 1°.- Crease el Programa Provincial de Prevención y Control de los Trastornos Alimentarios en el ámbito del Ministerio de Salud, conforme a la Ley Nacional 26.396.

Artículo 2°.- El Programa Provincial de Prevención y Control de Trastornos Alimentarios, tendrá las siguientes funciones:

a) Prevenir los trastornos de conducta alimentaria, garantizando el acceso de la población a los sistemas de salud disponibles, cualquiera fuera su dependencia, ya sea pública o de las obras sociales privadas. (Ley provincial 7.634, art. 2 inc. a)

b) Prevenir las enfermedades cuya sintomatología se traduce en alteraciones de la conducta alimentaria. (Ley provincial 7.634, art. 2 inc. b)

c) Instrumentar campañas informativas relativas a los trastornos alimentarios, en particular:

1. Sobre las características de los mismos y de sus consecuencias;

2. Sobre sus aspectos clínicos, nutricionales, psicológicos y sociales y de las formas apropiadas de su tratamiento;

3. Sobre el derecho y promoción de la salud, y sobre los derechos del consumidor.

d) Disminuir la morbimortalidad asociada con estas enfermedades;

e) Formular normas para la evaluación y control contra los trastornos alimentarios;

f) Propender al desarrollo de actividades de investigación;

g) Promover conductas nutricionales saludables;

h) Promover en la comunidad espacios de reflexión y educación para contención de quienes padecen estas enfermedades;

i) Proponer acciones tendientes a eliminar la discriminación y la estigmatización en el ámbito laboral, educacional y/o social, frente al padecimiento de los trastornos alimentarios;

j) Promover la participación de Organizaciones No Gubernamentales (ONG`s) en las acciones previstas por el presente programa;

k) Desarrollar actividades de difusión, televisivas, radiales y gráficas dirigidas a la población en general y a grupos de riesgo en particular, a fin de concienciar sobre los riesgos en la salud que ocasionan las dietas sin control médico y de instituir a la población sobre los hábitos alimentarios saludables y adecuados a cada etapa de crecimiento.

l) Promover la capacitación profesional en el marco de su política sanitaria.

Artículo 3°.- La detección, tratamiento, rehabilitación y seguimiento de los trastornos alimentarios deberá ser realizado por profesionales especialistas en tales patologías, asegurando el acceso de de los pacientes con dichas enfermedades en todo el territorio de la provincia.

Artículo 4°.- Establécese como autoridad de aplicación de la presente ley al Ministerio de Salud quien dispondrá las medidas necesarias para garantizar que en cada hospital regional de la provincia funcione un (1) centro especializado en trastornos alimentarios.

Artículo 5°.- Serán beneficiarios del Programa Provincial de Trastornos Alimentarios, todas las personas con residencia habitual y permanente en la Provincia de Mendoza, sin necesidad de acreditar situación económica de insolvencia.

Artículo 6°.- El ingreso al Programa se materializará, una vez que se haya cumplido con la evaluación pertinente y se encuentre avalada por un funcionario asistencial con el nivel de jefe de servicio o de departamento determinado por el Programa.

Artículo 7°.- El Programa deberá remitir trimestralmente a las Comisiones de Salud de ambas Cámaras Legislativas, un informe detallado sobre el desarrollo de las actividades.

Artículo 8°.- Las erogaciones que demande el cumplimiento de la presente ley serán atendidas con recursos asignados al efecto por el Ministerio de Salud, según a las previsiones presupuestarias que correspondan.

Artículo 9°.- El Ministerio de Salud coordinará con la Dirección General de Escuelas (DGE):

a) La incorporación de la Educación Alimentaría Nutricional (EAN).

b) Promover la actividad física y evitar el sedentarismo.

c) Promover la capacitación de docentes, trabajadores sociales y trabajadores de la salud.

d) Los comercios de expendio de alimentos dentro de los establecimientos escolares, deberán ofrecer productos que integren una alimentación saludable y variada, debiendo estar los mismos debidamente exhibidos.

Artículo 10°.- El Ministerio de Salud, en coordinación con el Ministerio de Desarrollo Social, desarrollarán estándares alimentarios para garantizar que los comedores escolares y los planes alimentarios provinciales velen por los aspectos nutricionales de la población.

Artículo 11º.- El Poder Ejecutivo, dispondrá las medidas necesarias a fin de que los establecimiento educacionales y sanitarios de su jurisdicción, cuenten con las comodidades y el equipamiento adecuado para el uso y asistencia de las personas que padecen trastornos alimentarios.

Artículo 12°.- Derógase toda disposición que se oponga a la presente.

Artículo 13°.- De forma.-